Inmóvil

A través de la ventana ve pasar a la gente por la mañana, apurada antes de ir al trabajo, acudir a la escuela o tomar el transporte. También puede verlos al mediodía, ingresando en cualquier cafetín, aflojándose el cuello de la corbata o, simplemente, abriendo el periódico. Al anochecer los pasos son menos acelerados, como si encaminarse hasta casa fuera el último esfuerzo de una vida hecha de hazañas consuetudinarias, gastadas, insensatas. Por eso, cuando la enfermera llega por la noche, tal y como ha hecho desde hace veinte años, para tomarle la presión, medirle la temperatura y limpiarlo por última vez, él cierra los ojos, también cansado, con más de una vida encima, viviendo las existencias de personas que, muy en el fondo, no cree tan diferentes de la suya.

 

ventana

Publicado en “Narrativas”: http://carlosmanzano.net/narrativas/portada.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s